¿Cómo es la preparación de un caballo de alta competencia?

caballo de alta competencia

Acondicionar y entrenar un caballo para correr en el hipódromo, no es una tarea fácil. Además, existen ciertos aspectos que se deben tener en cuenta para poder calificar a estos ejemplares. Y, también es importante conocer la clase de competencia para la cuál debe ser preparado, pues hay exigencias particulares que dependerán del tipo de deporte en el que participará. Sigue leyendo para que conozcas estos y otros interesantes detalles.

Para que un equino pueda cumplir con las exigencias propias de las carreras hípicas, es obligatorio atender a su:

  • Condición física
  • Alimentación
  • Programa de ejercicios, entrenamiento y acicalamiento
  • Necesidad de contar con un entrenador experto
  • Revisión y seguimiento médico veterinario

Cuidados de un caballo ganador

¿Qué hacer para tener un caballo campeón en las pistas de carreras?

A continuación, describiremos las gestiones necesarias que se deben seguir para la correcta preparación de un ejemplar ganador:

La adecuación física es fundamental

El indicador principal de este parámetro, al igual que sucede con los seres humanos, es la frecuencia cardíaca. Aquí se analiza, entre otros puntos importantes, la duración del ejercicio, capacidad de recuperación, distancia recorrida, etc. En este sentido, dependiendo de si la corrida es corta o larga y del país en cuestión, las frecuencias más comunes en pulsaciones por minuto (ppm) son:

  • 56 ppm – entre 30 y 40 Km
  • 60 ppm – para el rango de 50 a 60 Km
  • 64 ppm – si recorre unos 80 a 90 Km

Atención veterinaria

En el caso del control médico, se debe ser muy minucioso. Aquí lo esencial es conservar la integridad del animal y constatar que siempre este en buenas condiciones de salud. Una de las áreas más atendidas es, sin duda, las extremidades.

Alimentación adecuada

La nutrición de los caballos de alta competencia, en especial durante el período de preparación, debe ser la apropiada. Se basa, especialmente, en pasto verde o heno (forraje) y la cantidad necesaria de agua. Además, debe incluir unas dos o tres porciones al día de granos, con el fin de proveer mayor energía y equilibrar las proteínas y minerales.

Programa de ejercicios apropiado

De nada vale alimentar bien al animal, si no se somete a un régimen de entrenamiento acorde. Cabe mencionar que los caballos deben tener tiempos de reposo y solo pueden ser montados unos 45 minutos después de la comida, esto evitará alteraciones estomacales como cólicos u otros problemas. La alimentación debe suministrarse a diario y no en días alternos.

Entrenador con experiencia en carreras hípicas

Indudablemente, para formar un ganador de las pistas hípicas es imprescindible contar con apoyo profesional y experto. En este ambiente, cada entrenador ha adquirido sus conocimientos a lo largo de muchos años de trabajo; y, por ende, suele guardar su experiencia con gran celo. Sin embargo, se debe averiguar la fuente de su experticia.

• Programa de entrenamiento

Requerimientos para el acondicionamiento previo y posterior a una carrera

Los entrenamientos requeridos antes y después de un evento competitivo, son muy importantes; y, también, dependen del país en el cual se va a participar. Por ejemplo:

  • Algunos países exigen la asistencia continua de un entrenador, que posea licencia profesional, durante un período mínimo de dos años antes de la válida.
  • Las características del caballo deben ser del conocimiento público. Entre los aspectos básicos se encuentran: hábitos, carácter, fisiología, anatomía, lesiones o enfermedades sufridas, etc.
  • La ejercitación tiene que hacerse con constancia y ejecutarse durante todo el año. Además, se requiere de la participación de un entrenador con las adecuadas habilidades para la dirección.
  • A la hora de seleccionar el método a aplicar durante los entrenamientos, debe considerarse el entorno. Esto incluye horario local y tipo de pista, que en muchas ocasiones son las del mismo lugar en el que se hará la válida; por ejemplo, el hipódromo V Centenario.
  • Los ejercicios previos y posteriores al evento imponen límites de tiempo y actividades a ejecutar. Por ejemplo,
    • Caminar al caballo antes y después de su participación en la pista
    • Hacerlo trotar entre 600 y 800 metros, detenerlo, dar la vuelta e iniciar otra rutina.
    • Otros ejercicios incluyen galopes de unos 2000 a 2400 metros, para finalizar los últimos 600 metros a una velocidad de carrera.
  • Después del ejercicio y según las condiciones climáticas, los caballos se pueden duchar, limpiar, peinar y llevarlos a caminar para que se sequen y terminen de recuperarse tras el esfuerzo realizado. El descanso semanal suele hacerse los lunes.

El fin último de todos estos pasos y procedimientos es que el equino alcance una preparación óptima y, así, logre desarrollar su máxima capacidad y velocidad en las distancias que deberá recorrer. La recomendación es ser consistentes, para evitar lesiones o enfermedades. Si deseas ser parte del gran universo de las apuestas hípicas especializadas, te invitamos a que visites la web de EuroBets.

(Fuente: Amigos del Moyate – YouTube)

Dejar un comentario